Saltar al contenido

Aprende A Reír Con La Vida Liberándote De La Esclavitud Sobre La Cual Estás Sometido

COMPARTE ESTA ENTRADA CON TUS AMIGOS!



Ahora aprenderás a bailar y a reír con la vida, liberandote de la esclavitud sobre la cual estás sometido, pero no te das cuenta. Para conseguirlo tenemos que profundizar en uno de los dichos más extraordinarios que alguna vez se han pronunciado. Esto lo dijo Zaratustra. Los dichos son los siguientes…

Zaratustra dijo: ¿Cuál ha sido el pecado más grande aquí en la tierra? ¿no fue la palabra del que dijo “pobre de los que se ríen”? Es que él no encontraba en la tierra ninguna razón para reírse. Un hombre que no encuentra ninguna razón para reirse no se ama lo suficiente.  Evita a todos esos hombres tan intransigentes. Son de una especie pobre y enferma. Miran en esta vida malignamente. Hacen mal de ojo a la tierra. Evita a todos esos hombres tan intransigentes, tienen pies pesados y corazones sofocantes. 

Aprende a reír más allá de ti mismo. Eleva cada vez más tu corazón.  Se buen bailarin y no olvides de reír bien.

Una de las cosas más crueles que se le han hecho al hombre, es volverlo triste y serio. Y han hecho esto porque sin volver al hombre triste y serio es imposible hacer de él un esclavo, un esclavo en todas las dimensiones de la esclavitud. Espiritualmente, esclavo de algún dios ficticio, de algún cielo y de algún infierno ficticio. Psicológicamente esclavo, porque la tristeza y la seriedad no son naturales. Tienen que ser impuestas a la fuerza sobre la mente y la mente cae a pedazos, es destrozada. Y físicamente esclavo también, porque uno no puede reír no puede ser realmente saludable y completo.

Cuando ríes tu cuerpo se une a ella, tu mente se une a ella, tu ser se une a ella. En la risa desaparecen las distinciones. Desaparecen las divisiones. Desaparece la personalidad esquizofrénica.

Pero esto iba en contra de aquellos que querían explotar al hombre. Los reyes, los sacerdotes, los astutos políticos, todo su esfuerzo fue dirigido de algún modo a hacer al hombre más débil, más enfermo,  hacerlo miserable. y que así nunca se rebelase. Sacarle al hombre la risa es sacarle su misma vida. Sacarle al hombre la risa es una castración espiritual.

¿Has observado la diferencia entre los toros y los bueyes? Ambos han nacido iguales pero los bueyes han sido castrados, y a menos que los castres no los puedes usar como esclavos para llevar tus cargas,  para tirar de tus carros. No puedes poner toros al frente de tus carros. El toro es tan poderoso que es imposible mantenerlo bajo control, tiene su individualidad. Pero el buey es un eco lejano de su ser real, sólo una sombra, lo has destruid.

Han destruido al hombre de la misma manera, para crear esclavos. La risa ha sido condenada continuamente como infantil, como insana. Como máximo se te permite sonreír. La diferencia entre la sonrisa y la risa es la misma que entre el buey y el toro. La risa es total,  la sonrisa es solamente un ejercicio de los labios. La sonrisa es solamente un hábito, la risa no conoce hábitos, ni etiquetas; es salvaje y toda su belleza radica en eso.

Quitando la risa han hecho al hombre miserable, atemorizado,  tiene que ser forzado a vivir en una especie de paranoia; y ha tenido que ser así, pues sólo entonces se arrodillará frente a estatuas de madera o de piedra, sólo entonces estará listo para servir a cualquiera que sea poderoso.

La risa te devuelve tu energía, cada fibra de tu ser se vuelve viva y cada célula de tu ser comienza a bailar. 

Zaratustra está en lo cierto cuando dice que el pecado más grande en contra del hombre es que se le ha prohibido reírse. Las consecuencias son profundas porque cuando se te prohíbe reírte, se te prohíbe ser dichoso, se te prohíbe cantar una canción de celebración, se te prohíbe bailar por pura dicha. Al prohibir la risa, todo lo que es hermoso en la vida,  todo lo que hace adorable vivir, todo lo que ha significado la vida es destruido. Es la estrategia más horrible usada en contra del hombre.

La seriedad es un pecado, recuerda seriedad no significa sinceridad. La sinceridad es un fenómeno completamente diferente. Un hombre serio no puede reír, no puede bailar, no puede jugar, está siempre controlandose. Ha sido educado de tal manera que se ha tornado un carcelero para sí mismo.

El hombre sincero puede reír sinceramente,  puede bailar sinceramente, puede regocijarse sinceramente. La sinceridad no tiene nada que ver con la seriedad. La seriedad es simplemente una enfermedad del alma. Solamente las almas enfermas pueden ser esclavizadas.

Hasta un niño puede encontrar razones para reir. De hecho sólo a los niños los encuentras riendo a carcajadas. Y los mayores piensan que es porque los niños son ignorantes, y entonces pueden ser perdonados. Todavía están “incivilizados,  todavía son primitivos” Todo el esfuerzo de los padres, de los maestros, de los sacerdotes, es cómo civilizarlos, cómo hacerlos serios, cómo comportarse como esclavos, no como individuos independientes.

No te enseñan que tengas tus propias opiniones. Te enseñan a ser un cristiano, un hindú, o un musulmán. Tienes que ser un comunista, un capitalista, un fascista o un socialista. No se supone que tengas tus propias opiniones, no se supone que seas tú mismo. Sólo se te permite ser parte de la multitud.

Y ser parte de la multitud no es otra cosa que volverse engranaje en una rueda. Has cometido suicidio.

En la sociedad, el hombre que se ríe totalmente, con una risa del vientre,  no es respetado. Tienes que verte serio,  tienes que mostrar que eres civilizado y cuerdo. La risa es para los niños o para los primitivos. Recuerda, los niños pueden reír porque no esperan nada, no tienen expectativas de nada. Sus ojos tienen claridad para ver las cosas y el mundo está lleno de tanto absurdo.

Todas las religiones están en contra de la vida, entonces no pueden estar a favor de la risa. La risa es una parte esencial de la vida y el amor. Las religiones están en contra de la vida, en contra del amor, en contra de la risa, en contra de la alegría. Están en contra de todo lo que haga de la vida una experiencia tremenda de bendición.

A causa de su actitud anti vida han destruido a toda la humanidad, le han quitado al hombre todo lo que es vital y sus santos se han vuelto un ejemplo para que otros sigan sus mal llamados santos,  torturándose de muchas maneras,  encontrando nuevas maneras de torturar sus cuerpos. Cuanto más se han torturado más alto se han elevado…  ello es un suicidio lento…

Toda la religión está fundada en una simple psicología, el miedo magnificado en nombre del infierno, y la codicia magnificada en nombre del cielo. Aquellos que están disfrutando en la tierra van a caer en el infierno,  naturalmente el hombre se asusta por pequeños placeres, por solo 70 años de vida tiene que sufrir en el infierno por toda la eternidad. Esta fue una de las razones por las que ver Russel abandonó el cristianismo y escribió un libro titulado “Porque no soy cristiano” Él dijo: “lo primero que me hizo decidir fue la idea absolutamente injustificada de que por mis pequeños pecados puedo ser castigado eternamente, ¿qué clase de justicia es esa?  Entonces empezó a mirar más profundamente en la teología cristiana y se asombró de encontrar cosas que son tan absurdas y ridículas que finalmente decidió que seguir siendo un cristiano era mostrar su cobardía. Renunció al cristianismo y escribió el libro tremendamente significativo porque han pasado más de 90 años y ese libro no ha sido respondido por ningún teólogo cristiano. Han condenado a Bertran Russel dciendo que se irá al infierno, pero este no es un argumento..

Si realmente hay un infierno y un cielo. El infierno debe ser un lugar mucho más saludable que el cielo, porque en el cielo encontrarás a todos esos mal llamados santos torturándose a sí mismos. No es un lugar que valga la pena visitar. En el infierno encontrarás a todos los poetas, todos los pintores, todos los místicos. Todas aquellas personas cuya compañía será una bendición,  encontrarás allí a sócrates y encontrarás a Gautama Buda o Lao Tse.

Zaratustra declara: Evita a todos esos hombres tan intransigentes son de una especie pobre y enferma, una especie plebeya. Miran en esta vida malignamente,  hacen mal de ojo a la tierra. Evita a todos esos hombres tan intransigentes,  tienen pies pesados y corazones sofocantes.

Aprende a reír con la Vida. Vive y rei libremente e escapa de la esclavitud en la que te han condicionado.




COMPARTE ESTA ENTRADA CON TUS AMIGOS!