Saltar al contenido

Crece Espiritualmente Y Nunca envejecerás

COMPARTE ESTA ENTRADA CON TUS AMIGOS!

Para crecer espiritualmente lo único que tienes que hacer es vivir totalmente en el eterno presente.

Tú puedes vivir toda tu vida en novedad, puedes vivir toda tu vida como un niño, puedes tener la esencia del niño extendida toda tu vida. El arte es vivir  en el momento.

La persona que vive en el momento nunca envejece, madura pero nunca envejece; en realidad crece. Envejecer no es realmente crecer, envejecer solo es morir lentamente, envejecer solo es ir suicidándose.

El hombre que vive el momento nunca envejece en el sentido en que la gente envejece, nunca se vuelve pervertido, es siempre inocente, maravillado, apasionado, lleno de curiosidad. Cada momento le trae una nueva sorpresa, siempre está viviendo una aventura, es un explorador, nunca está harto de la vida, nunca está aburrido.

Mira a la gente, mira a los ojos de la gente, no tienen el brillo de la sorpresa, mira a sus caras dicen que ya no va a ocurrir nada más, están aburridos completamente aburridos, si no se suicidan es solo porque son cobardes, parece que no hay alegría, simplemente ve a la calle y observa a la gente, todos parecen estar llenos de polvo, ¿por qué sigue viviendo la gente? Porque tienen miedo de suicidarse, porque para ellos la vida no tiene alegría, están tan aburridos que sienten que ni siquiera en la muerte vaya a ocurrir algo, están tan aburridos piensan que nada va a ocurrir nunca, nunca ocurre nada y la razón, la razón es que van cargando con el pasado.

Recuerda! no cargues ni con el pasado, ni con el futuro, este momento es precioso ¿por qué malgastarlo pensando en cosas que ya no existen o en cosas que todavía no existen? Deja que este momento sea un momento de gran dicha, y esa dicha se convierte en oración, esa dicha se convierte en un recordatorio de dios. Cuando estás repleto de dicha es cuando recuerdas a dios en lo más profundo de tu ser, no es que lo repitas verbalmente sino toda tu existencia dice, cada una de tus células, cada una de las fibras de tu ser lo dice, no es que tú lo repitas, no es verbal es esencial, está ahí está constantemente ahí, se convierte en tu clima interior empiezas a vivir en esa dicha.

Un sabio vive momento a momento, no le preocupa lo que pueda ocurrir en el siguiente momento, no tiene un plan para el siguiente momento, el sabio no tiene futuro, este momento lo es todo, vive en él, vive totalmente en él, porque no hay ningún otro lugar a donde ir, vive absolutamente en el presente y el presente es tan pequeño, tan atómico que puedes perdértelo muy fácilmente, la gente se lo está perdiendo.

La gente tiene pasado y tiene futuro pero no tiene ningún presente, el sabio vive en el presente. Vivir en el presente es la premisa básica para separarte del pasado y del futuro, entonces aparece una concentración de energías, entonces este pequeño momento se vuelve luminoso, vuelcas toda tu energía en el, entonces hay dicha y bendición.

Si eres desgraciado es porque vives en el pasado y el futuro. Un hombre desgraciado tiene un pasado y un futuro, un hombre que vive en la gloria sólo tiene el momento, este momento, vive en el ahora.

Este constante estar en el momento este constante abandonar el pasado y no saltar al futuro es un gran arte, por eso el sabio vive momento a momento sin ningún plan o futuro, tal vez la muerte le pueda ocurrir esta tarde no se sabe, cualquier cosa es posible incluso la muerte es posible, el sabio vive en la sorpresa, vive maravillado, vive en el misterio y el mayor de los misterios es la muerte.

Sólo hay dos misterios la vida y la muerte y sin duda alguna el mayor de ellos es la muerte porque la vida se extiende y la muerte es muy intensa. La vida ocurre en 70, 80, o 100 años naturalmente se extiende, la muerte ocurre en tan solo un momento, es muy intensa. La muerte es la culminación, la muerte es el mayor orgasmo, en la muerte ocurre el orgasmo final en ese momento desapareces completamente en la nada, es la mayor de las experiencias.

Recuerda! la muerte es una puerta a dios, a aquellos que saben cómo morir saben cómo entrar en dios, los que se aferran a la vida nunca saben que dios existe porque no permiten la muerte y la muerte viene todos los días, según va pasando cada momento algo está muriendo. Si tienes 30 años has estado muriendo constantemente durante 30 años.

Si puedes dejar de vivir en el pasado y en el futuro y volver a estar fresco volver a ser inocente, volver a ser un niño, entonces y sólo entonces conocerás la muerte que está ocurriendo cada día. La vida y la muerte ocurriendo ambas juntas y luego un día viene la muerte final y uno la acepta, le da la bienvenida, la celebra, uno desaparece en la danza.

Tu comportamiento en el momento de la muerte mostrará has vivido, el momento de tu muerte será tu testamento. El sabio siempre está dando la cara a la muerte y esperándola, se siente emocionado por la posibilidad de qué ocurra, pero afrontar la muerte requiere vivir valientemente.

La gente rechaza la muerte, han rechazado incluso la propia idea, saben que todos los demás mueren pero piensan que ellos no van a morir.

La gente está casi dormida, borracha, no hay ni siquiera un rayo de consciencia, la gente no está atenta en absoluto está durmiendo, una especie de embotamiento, una especie de neblina rodea tu ser. Todo está muy nublado y confuso, muy raramente estás atento, muy muy raramente, son raros esos momentos, Gurdjieff solía decir que nueve de esos momentos es más de lo que un hombre puede esperar a lo largo de toda su vida, muy raramente, algunas veces en momentos de gran peligro te pones atento, alguien viene a matarte y te pone un revólver en el pecho, entonces durante un breve momento la niebla desaparece, la muerte está ahí; o si estás conduciendo a 160 ó 180 kilómetros por hora y de repente aparece una curva y ves que todo se ha acabado durante un instante el accidente parece seguro, la niebla desaparece, de ahí la atracción del peligro, porque sólo en el peligro algunas veces sientes que existes. De ahí la atracción por la guerra, cuando la gente va a la guerra y entra en las garras de la muerte, algunas veces vienen raros momentos, pero aparte de eso, en una vida ordinaria, cómoda, confortable, la gente sigue roncando.

La gente vive en esa neblina, y no es que se te nuble todo solo cuando has bebido, cada momento estás bebiendo mil y una clases de alcohol, unos están locos por el dinero entonces el dinero es su alcohol ,otros están locos por el poder entonces beberán poder y se emborrachará, y hay diferentes tipos de gente loca pero cada uno tiene su particular clase de alcohol que lo emborracha. ¿has visto los ojos de un avaro mirando a su dinero? él mira al dinero como si estuviera mirando a su amada, toca el dinero con tanta ternura, trata los billetes con tanto amor y cuidado y cuando está con el dinero se olvida del resto del mundo.

Fíjate en cualquier político loco del poder, está borracho, no necesita ninguna otra bebida alcohólica, ninguna otra droga, él ya está drogado por el poder, puede que incluso esté en  contra del alcohol y las drogas, quizá esté promoviendo su prohibición pero él mismo es un borracho y sin duda alguna el alcohol que produce el poder es mucho más peligroso que el que producen las uvas, estos maniáticos del poder son gente muy peligrosa para el mundo.

Uno tiene que abrir su corazón, tiene que despertar su corazón, el despertar de los sentimientos, no son los ojos los que están ciegos, sino el corazón. Cuando digo el corazón, digo la facultad de percibir lo trascendente, lo amado. La gente ha perdido por completo la facultad de sentir, no siente en absoluto, se han  saltado su corazón no van a través del corazón, han llegado a la cabeza, han evitado el corazón por eso parece que en la vida no hay bendición, sólo a través del corazón florecen las flores sólo a través del corazón nace el canto de los pájaros, sólo a través del corazón llega a saber la vida como una celebración, yo te invito a celebrarlo conmigo.

COMPARTE ESTA ENTRADA CON TUS AMIGOS!