Saltar al contenido

El Arte de Amar con Consciencia




Lao tse dice “cuidado con el extremo” No te vayas al extremo si no te caerás; en el extremo todo se convierte en su opuesto; si estás enamorado las 24 horas del día y extremas las cosas como lo hacen los amantes todo se destruirá. Tú mismo destruirás el amor porque es demasiado, se vuelve insoportable. No puedes amar las 24 horas. Amar las 24 horas es como comer durante las 24 horas.

El amor es alimento, no deberías irte al extremo, de otra forma el alimento se convierte en veneno, así es como las cosas se convierten en su opuesto. La comida nutre pero si comes demasiado se convierte en veneno y mata; eso que era nutritivo se convierte en veneno y en asesino.

El amor es la nutrición pero ama demasiado y mata, entonces sólo queda el odio. Con cualquier cosa que hagas en demasía encontrarás que ha sucedido lo opuesto a ella la vida es un ritmo: inspiras Y expiras. No puedes seguir solo inspirando y inspirando, te morirás. No puedes seguir expirando y expirando expirando, te morirás. Tienes que inspirar y expirar y tienes que mantener un equilibrio y la mayor posibilidad de alcanzar sin más de gozo sólo es posible cuando la inspiración y la expiración están completamente equilibrada, cuando no te inclinas demasiado a ningún lado entonces de pronto estás más allá de ambos.

Hay que conocer el arte de mantener el equilibrio: ama, nútrete con ello, nutre al otro con ello, siente éxtasis pero no te vuelvas loco de otra forma tarde o temprano lo acabarás todo y se volverá a odio.

Los amantes pueden convertirse en enemigos muy fácilmente, de hecho cómo puedes hacer un enemigo a no ser que primero le hagas amigo, y cuanto más profunda sea la amistad más profunda será la enemistad si es que llega alguna vez. Nunca te acerques demasiado mantén siempre un poco de distancia.

Khalil gibran en su maravilloso libro “El profeta” dice que los amantes deberían ser como columnas de un templo sosteniendo el mismo techo pero no demasiado cerca uno del otro. Deben ser como columnas: si se acercan demasiado el templo entero caerá, si se alejan demasiado también entonces caerá el templo entero. No pueden acercarse demasiado y no pueden alejarse demasiado.

Ese es el arte, si quieres que tu amor sea eterno no te acerques demasiado porque si te acercas demasiado surge la necesidad de alejarse. Si te acercas demasiado traspasas la libertad del otro y todo el mundo necesita un espacio propio. El amor es bello cuando coexiste con tu espacio, si empieza a invadir tu espacio entonces se vuelve venenoso y los amantes siempre se comportan de forma tonta y estúpida, cuando están enamorados no escuchan nada, intentan acercarse demasiado y entonces destruyen su amor. Si hubieran sido un poco más sabios no se habrían acercado tanto y entonces habrían permanecido cerca para siempre.

Para cuando un hombre se vuelve sabio en el amor su vida se ha ido. La gente vieja se vuelve muy sabia en el amor pero entonces la posibilidad del amor se ha ido.

Mantén siempre el equilibrio. Un ser desequilibrado no puede existir en la vida, la vida no permite el desequilibrio, cuanto más equilibrado eres, más te da la vida,  cuanto menos equilibrado eres, menos te puede dar la vida. Solo el equilibrio dura nada más, y el equilibrio es lo más difícil de la existencia de la vida porque requiere de una tremenda sabiduría.

Llega un momento en que la fama se convierte en difamación, en el que el éxito se convierte en fracaso. Recuerda siempre permanecer en el medio,  es necesaria una alerta constante de lo contrario cuando estés triunfando la mente te dirá ¿por qué no triunfar un poco más? La mente es obsesiva, cualquier cosa que consigue se vuelve obsesiva respecto a ello,  está loca por el éxito entonces va obsesivamente tras el éxito hasta que fracasa; a no ser que fracase no se tomará un descanso. Intenta comprender la naturaleza de la mente es obsesiva, si haces algo, la mente sigue haciéndolo las 24 horas; no te dará un descanso, es como un demonio, no te permitirá descansar y descansar es necesario. Haz pero no hagas demasiado sino la misma energía se convertirá en deshacer.

Cuando todo es demasiado está destinado a ser arrebatado.

La meditación no es algo que haces una vez y ya está, es algo similar a respirar a la circulación de la sangre. No es que una vez que la sangre ha circulado se acabó,  que una vez que respiras ya no hay más necesidad de ello, tienes que respirar y tienes que seguir meditando lo necesitarás a cada momento,  poco a poco se volverá natural.

Siempre que estés triste no intentes cambiar la tristeza, no intentes hacer nada con ella,  simplemente muestra que en alguna parte ha muy a un lado,  encuentra el equilibrio de nuevo; quizás necesitas un giro quizás necesitas apoyarte un poco más hacia la derecha o la izquierda para recobrar de nuevo el equilibrio, y esto hay que hacerlo continuamente.

La vida nunca es injusta, si parece injusta entonces debes haber hecho algo mal, en alguna parte debes haber leído más allá del equilibrio entonces la vida parece ser injusta, sino nunca lo es.

La gente ha pensado durante milenios que los pecados son castigados, pero los pecados no son castigados. Los pecados son el castigo, llevan el castigo en sí mismos,  el castigo es intrínseco a cada pecado, pecas y eres castigado de inmediato, el castigo ha empezado inmediatamente. El infierno no está en algún momento futuro ni tampoco el cielo. Cada acto trae su propio cielo o infierno, permanece en equilibrio y estás en el cielo, desequilibrate y se crea un infierno. Nadie más está creandolo para ti. Cuando veas que un trabajo te ha dado equilibrio, que has conseguido felicidad,  no pidas más. Cuando te sientas bien no pidas más, cuando te rodee el bienestar no pidas más. Retírate, disfrútalo deléitate con ello,  baila con ello, no pidas más.

La mente siempre pide más, la mente dice “muy bien esto es bueno, siento un cierto bienestar pero es posible más, así que primero habrá que conseguir ese más” Entonces te pierdes lo que ya era posible, lo que ya era real te lo pierdes y si escuchas a esta mente que sigue para tener más y más y más te llevará al fin, al extremo, y de pronto caerás en tu propio infierno,  sufrirás y serás infeliz.

Disfruta lo que has ganado, tu pan de hoy, Ahora retírate pero la mente dice “y la caja fuerte en el banco todavía está a medio llenar” Tienes que llenarla completamente… En india lo llaman círculo vicioso del 99, tienen una historia de un barbero pobre, era muy feliz,  tremendamente feliz, como solo puede serlo a veces la gente pobre. No tenía nada de qué preocuparse,  era el barbero del rey solía arreglarle el cabello cada día;  incluso el rey le tenía envidia por su felicidad, ¿cuál es el secreto de tu felicidad? siempre estás rebosante de alegría, el barbero pobre dijo “no lo sé, en realidad nunca antes había oído esa palabra secreto, simplemente soy feliz,  me gano el pan y luego me retiro, eso es todo”. El rey consultó a su primer ministro que era un hombre de conocimiento y le pregunto si él sabía el secreto del barbero, el primer ministro dijo “no sabe nada acerca del círculo vicioso del 99, haremos una cosa, esta noche arrojaremos una bolsa con 99 rupias al interior de su casa………. Al día siguiente el barbero estaba en el infierno, de hecho no durmió en toda la noche, contó las rubias de la bolsa una y otra vez, 99, y estaba tan entusiasmado, el corazón le palpitaba,  tocaba rupias de oro las contaba de nuevo, contar era el problema porque cuando tienes 99 quieres que sean 100… Así que planeaba qué hacer al día siguiente para conseguir una rupia….. La mente es estúpida tiene que completar las cosas, la mente es una perfeccionista, se ha creado la obsesión, tienen que ser 100, estaba triste.

Y no pienses que cuando sean 100 el asunto se detendrá, nunca se detiene. La mente no sabe dónde parar, no conoce el detenerse.

Pero tú no sabes retirarte, sigues ganandote el pan, también en tus sueños. Te acuestas y haces planes para el día siguiente y nadie sabe si el mañana vendrá o no. De hecho nunca viene, siempre es hoy, estás haciendo planes para el futuro sin saber que la muerte destruirá todo futuro. Sé sabio permanece en el momento, vívelo tan totalmente como puedas y entonces no conocerás ninguna muerte. La vida es hoy, la muerte está en el futuro…

Cuando vuelvas de la oficina a tu casa,  deja la oficina en la oficina, no la lleves en tu cabeza, si no tendrás dolor de cabeza. Retírate cuando tu trabajo esté hecho, así es el camino del cielo. Eso es el Tao, nunca vayas al extremo. Retírate y estarás lleno, conocerás la más grande plenitud que la vida pueda darte, ese es un momento profundo, lo hemos llamado iluminación, liberación, nirvana.. llámalo como tú quieras.