Saltar al contenido

El mejor Truco para Detener el parloteo de la Mente

COMPARTE ESTA ENTRADA CON TUS AMIGOS!



El mundo entero sigue y sigue. Los ríos siguen fluyendo, las nubes siguen moviéndose en el cielo. Los pájaros siguen charlando en los

árboles. ¿por qué estás tan en contra de la mente? Déjala también que siga y siga, tú despreocúpate.

Ser testigo no es un esfuerzo. Cuando no te inmiscuyes es cuando surge el testigo. Se indiferente a la mente y en el clima de la indiferencia surge el testigo. La mera idea de que tienes que detener la mente es errónea, de que tienes que calmarla es errónea, de que tienes que hacer algo sobre este proceso, que sigue y sigue es errónea. No se requiere que hagas nada. Si haces algo no servirá, ayudará al problema, pero no a ti.

Por eso cuando meditas, sientes que la mente se vuelve más loca, y cuando no meditas no está tan loca. Cuando estás meditando estás demasiado inmiscuido con la mente,  estás intentándolo todo para calmarla. ¿Quién eres tú? y ¿por qué deberías preocupartepor la mente? ¿qué tiene de malo? Permite los pensamientos y deja que se muevan como nubes. Cuando eres indiferente de pronto estás observando,  con nada más qué hacer, ¿qué vas a hacer? Solo puedes observar, solo puede ser testigo y al ser testigo, la mente se detiene, no es que tú la pares.

Nadie ha sido nunca capaz de parar la mente, porque el que la para también es parte de la mente; y la idea de la meditación es parte de la mente. La idea de que si consigues el silencio alcanzarás lo supremo es parte de la mente. Así que no seas estúpido, la mente no puede silenciar a la mente. No eres consciente de ti mismo en absoluto, estos son trucos de la mente. Lo único que es posible que se puede hacer es ser indiferente y dejar que la mente siga. Cuando eres indiferente de pronto surge una distancia entre tú y la mente.

Aún la escuchas porque llama continuamente a tus puertas pero ahora eres indiferente. Ahora en tu interior no estás preocupado de si sigue o separa. No eliges le dices a la mente “Si quieres seguir,  sigue. Si quieres pararte: te puedes parar. No es de mi incumbencia es necesario.

De este desinterés e indiferencia surge el testigo, de pronto ves que la mente nunca te perteneció. Es un computador. Es un mecanismo y tú estás absolutamente separado de ella. Abandona todos los esfuerzos para calmarla y tan sólo permanece pasivo mirando cualquier cosa que pase. No des dirección a la mente. No seas un controlado.

Toda la existencia sigue y nada te perturba. Así que ¿por qué debería perturbarte la mente? Es un pequeño computador, un pequeño mecanismo. Disfrútalo si puedes. Si no puedes entonces se indiferente y entonces de pronto un día encontrarás que algo que estaba profundamente dormido en tu interior se está despertando. Una nueva energía está brotando en ti. Una distancia de la mente y poco a poco la mente continuará pero lejos. Aún sigue parloteando pero tú sabes que está parloteando en algún sitio lejano cerca de una estrella. Ni siquiera puedes entenderlo oír lo que dice y esa distancia sigue y sigue y sigue haciéndose más grande hasta que de pronto un día no puedes descubrir dónde se ha ido la mente.

Este silencio es cualitativamente diferente al silencio que puedes practicar. El silencio real llega espontáneamente. No es algo que se practique. Si lo practicas puedes crear un silencio falso. La mente es tan tramposa, puede darte una falsa noción de silencio pero eso también pertenece a la mente así que no te esfuerces por calmarla más bien siéntete a un lado y deja que pase el tráfico. Observalo, míralo con ojos de despreocupación de indiferencia y lo que has estado deseando sucederá.

¿Por qué deberías preocuparte por la mente? ¿qué tiene de malo? Permite los pensamientos. Deja que se muevan como nubes. Solo puedes observar. Solo puedes ser testigo, y al ser testigo la mente se detiene. No es que tú la pares, nadie ha sido nunca capaz de parar la mente; porque el que la para también es parte de la mente, y la idea de la meditación es parte de la mente.

La idea de que si consigues el silencio alcanzarás lo supremo es parte de la mente. Así que no seas estúpido. La mente nunca te perteneció, es un computador, es un mecanismo y tú estás absolutamente separado de ella. Abandona todos los esfuerzos para calmarla y tan sólo permanece pasivo mirando cualquier cosa que pase. Disfrútalo, si puedes o si no puedes entonces se indiferente, y entonces de pronto un día encontrarás que algo que estaba profundamente dormido en tu interior.

Bendiciones!




COMPARTE ESTA ENTRADA CON TUS AMIGOS!