Saltar al contenido

La gente que trabaja usando sus manos son más humildes

COMPARTE ESTA ENTRADA CON TUS AMIGOS!



El ego es solo como una sombra, no es sustancial. Cuando el cuerpo se mueve se crea una sombra física. Cuando se meuve la mente se crea una sombra mental. Esa sombra mental es el ego. Cuando la mente se detiene no hay ego.

Cuando la mente está funcionando el ego está ahí. Y si la mente funciona demasiado, el ego está demasiado presente. Po reso verás que la gente que trabaja demasiado con la cabeza es la más egoista: eruditos, profesores, etc ; ellos tienen los egos más sutiles, intelectuales, poetas, escritores, filósofos… no son otra cosa que egos, demasiada cabeza.

La gente que trabaja usando sus manos, a los que técnicamente se les denomina mano de obra, son gente humilde, visita algún pueblo de campesinos trabajadores: peones que trabajan con las manos: son gente humilde.

Hay una anécdota acerca de Confucio:
Confucio estaba viajando atravesando un pueblo y vio a un anciano: un hombre muy viejo de unos 90 años. Estaba sacando agua de un pozo y regando su campo. Era un duro trabajo y el sol ardia; pensando que este hombre no habría oído que ahora existían dispositivos mecánicos para sacar el agua usando caballos, se acercó al anciano y le dijo:

“¿No has oído que ahora existen mecanismos que el agua se puede sacar más facilmente del pozo? Los caballos pueden hacerlo, ¿Por qué te estás agotando innecesariamente?

El hombre dijo:
Siempre es bueno trabajar con las manos, porque siempre que se usan dispositivos astutos surge una mente astuta. De hecho solo una mente astuta utiliza mecanismos astutos. No intente corromperme, soy un anciano. Es bueno trabajar con las manos, uno permanece humilde.

Confucio volvió con su discípulos y ellos preguntaron, ¿de qué hablabas con es anciano? Parece que es un discípulo de Lao Tse, su argumento es correcto.

Cuando trabajas con las manos no surge ninguna sombra en la cabeza. Una persona permanece humilde, inocente, natural. Cuando empiezas a usar mecanismos astutos entra la cabeza. La gente que trabaja con la cabeza es llamada técnicamente: cabeza, jefe, gerente, director. No seas una cabeza, incluso ser un administrativo oficinista es malo, pero ser jefe se acabó. Ser profesor es ya suficiente infierno, pero ser un director…

Intenta ser manos. Pero las manos de obra son condenados porque no son astutos, no son suficientemente competitivos. Intenta trabajar más con las manos y encontrarás que la sombra surge menos y menos.

En la antiguedad se decía que siempre que un hombre se convertía en Buda, su cuerpo no proyectaba ninguna sombra. Esto debe haber sido simbólico, pero es muy significativo. No significa que no se proyectó ninguna sombre.

Cuando Buda caminaba por el sendero la sombra se proyectaba pero en el interior no se proyectaba ninguna sombra. Si es necesario incluso piensa pero el pensador no surje, así es como la sombra no se proyecta. Vive pero no es un manipulador, fluye. Su vida es una espontaneidad, ni siquiera nada, simplemente flota con el río. No nada contra el río, simplemente permite dejarse ir, deja que el río lo haga todo y el ego desaparece y la sombra no se proyecta.

No luches directamente contra el ego, si lo haces fracasarás porque nadie puede luchar directamente con la sombra. Si tienes que hacer algo con la sombra tendrás que hacer algo con tu ser.

En tu interior eres un no-ser, toma más consciencia de tu cavidad interna, del vacío y de pronto encontrarás un día que el ego te ha dejado. De hecho encontrarás que nunca ha estado allí, era un espejismo, era un sueño, de hecho una pesadilla.




COMPARTE ESTA ENTRADA CON TUS AMIGOS!