Saltar al contenido

La verdad puedes alcanzarla sin la mente y solo con la experiencia




Lao Tse vivió 90 años, de hecho no hizo otra cosa que vivir, vivió totalmente, sus discípulos le pidieron muchas veces que escribiera pero él siempre decía “el tao que puede decirse no es el tao real”

La verdad que se puede decir, se convierte en no-verdad.

Lao Tse no decía nada a sus discípulos ¿Qué hacían entonces los discípulos con él? Tan solo estaban y vivían con él,  simplemente se impregnaban de su ser. Estando a su lado intentaban estar abiertos, receptivosl, pensando en nada. Convirtiendose en más silenciosos.

Durante toda su vida Lao Tse nunca dijo “voy a escribir algo” Su actitud básica era que nadie puede decir la verdad, ni nadie puede enseñar la verdad. Lao tse solía dar un paseo todos los días y que un vecino acostumbraba a seguirle sabiendo muy bien que Lao Tse no hablaba y era un hombre de absoluto silencio, el vecino se permanecía callado. Ni siquiera se permitía decir un “hola” o un “qué bonita mañana” sería mucha charlatanería.

Lao Tse siempre rechazó la idea de que debía escribir para las generaciones venideras. A la edad de 90 años dejó a sus discípulos y con su adios les dijo “Me voy ahora hacia las montañas, voy allí a prepararme para morir, es bueno vivir con la gente en el mundo mientras estás vivo, pero cuando estás muy cerca a la muerte es bueno entrar en la soledad total, para así ir hacia la fuente original con tu absoluta pureza y soledad, no contaminado por el mundo.

¿Qué podían hacer sus discípulos?

Le siguieron por unos cientos de millas hasta llegar a la frontera; pero el guardia que también era discípulo suyo le dijo “A no ser que escribas un libro no te voy a permitir pasar la frontera, eso es lo que debes hacer por la humanidad, esa es la deuda que tienes que pagar sino no te permitiré cruzar” Así que durante tres días Lao Tse fue prisionero de su propio discípulo, fue forzado y escribió el “Tao Te Ching”

El tao que puede decirse no es el Tao en absoluto.

Cualquier cosa que puede ser dicha No puede ser verdad; esa es la introducción del libro, simplemente te pone alerta; ahora vendrán palabras pero no te conviertas en una victima de las palabras. Recuerda lo que no tiene palabras no puede ser comunicado a través del lenguaje.

El Tao puede ser comunicado cuando estás con el maestro, solo con el maestro sin hacer nada, ni siquiera prácticando algo. Solo puede ser comunicado estando con el maestro.

¿Por qué no puede ser dicha la verdad, cuál es la dificultad?

La verdad no puede ser dicha por muchas razones. La primera razón y más básica es: la verdad siempre es comprendida en silencio, cuando tu charla interna se ha detenido; y lo que es comprendido en silencio ¿cómo puede ser dicho a través del sonido? Es una experiencia, no es un pensamiento. Si fuese un pensamiento se podría expresar. No importa lo complicado que pueda ser un pensamiento se puede encontrar la forma de expresarlo.

No puedes alcanzar la verdad, porque la alcanzas a través del silencio, sin sonido, sin pensamiento. La alcanzas a través de la no-mente y con la experiencia.

 

¿Entonces qué han estado haciendo los maestros? Todos ellos intentan decirte algo que no puede ser dicho, con la esperanza que surja en ti un deseo de conocerlo. “Quiero conocer la verdad” La verdad no puede ser dicha pero el esfuerzo mismo de decirla puede hacer surgir un deseo de conocer lo que no puede ser expresado, se puede provocar una sed.

Por ejemplo, le podemos decir algo sobre la luz a un ciego sabiendo que es imposible comunicar a un ciego algo sobre la luz porque no la ha experimentado. Sin embargo se le puede decir teorías sobre la luz, él puede convertirse en un experto de la ciencia de la luz, pero no va a comprender realmente la escencia de la luz, su naturaleza.

Podemos hablar mucho de Dios. Pero Dios no puede ser expresado. Podemos hablar sobre el amor, pero el amor no puede ser expresado. Ese algo que se puede decir es relativo a cada persona.

La verdad es una experiencia y eso no puede ser comunicada.

Si tú nunca has conocido el amor, cuando alguien diga algo sobre el amor, oirás la palabra pero no captarás el significado, incluso si no la comprendes puedes mirar en el diccionaria el significado de la palabra “amor”. Pero el significado real está en ti, en cada uno de nosotros y llega con la experiencia. Si tú has amado a alguien entonces conoces el verdadero significado de la palabra amor.

La única forma que podemos conocer la verdad es convivir con alguien que haya alcanzado la experiencia, algo misterioso será transmitido, no con palabras, es un salto de energía; de la misma forma en que una llama salta de una vela encendida a otra apagada. Lo mismo sucede entre un maestro y  un discípulo, una transmisión de energía.