Saltar al contenido

La vida es una mujer, no seas abusivo ni agresivo con ella




Si quieres ser feliz no puedes ir recto como una flecha hacia el centro de la felicidad. SI lo haces errarás. Por ejemplo, si alguien te dice “cuando voy a nada al río es tan hermoso y me siento tan feliz y relajado flotando bajo el sol. Me olvido de todas las preocupaciones y tensiones, estoy tan relajado  y me siento tan feliz, me llega un gozo tan profundo con ello”

Entonces surge tu avaricia y dices “Yo también lo probaré”

Así que vas, pero vas directamente, tu mente no está en el nadar, tu mente no está con el sol. Tu mente es como una flecha que va directamente hacia el centro de la felicidad y te la perderás porque la vida es muy tímida; se esconde de la gente que es agresiva; se revela a aquellos que la persuaden de una forma muy sutil y no directa. A la vida hay que persuadirle y seducirla. La vida es una mujer, no seas abusivo ni agresivo; y eso es lo que está haciando la mayoría de las personas.

Vas al río pero tu mente está contínuamente pensando y anhelando la felicidad, no miras al río, no estás sensibe; solo eres avaricioso. Entras en el río, pero simplemente te sientes cansado pero no relajado; nadas, pero estás preguntando constantemente ¿dónde está esa felicidad de la que hablabas?

Ves el sol, sientes el agua pero no sientes la felicidad. Nadie puede alcanzar la felicidad de esa forma. Tienes que olvidarte de ti mismo al nadar y olvidarte de que estás allí para alcanzar la felicidad. Olvídate de ti mismo, olvida la avaricia, olvida las metas. Cuando se olvida la meta se alcanza el centro. Puedo parecer paradójico pero no tengo opción porque es así como es la vida. Olvídate del centro y la flecha dará en el. Mira el centro, míralo demasiado y la flecha errará.  No puedes lograrlo. Llegarás a casa y dirás “Es inutil lo intenté”

Alguien medita y se siente en éxtasis. Es contagioso. Siempre que está a tu alrededor sientes que tiene algo que tú no tienes y preguntas “¿qué pasa? El dice que está meditando y que es un fenómeno lleno de dicha y debes probarlo”

Tú lo pruebas y siempre fracasas porque siempre eres directo. No comprendes que la vida es femenina, es una mujer.  Tendrás que persuadirla. Tendrás que ser sutil.

No vas directamente y preguntas a una mujer ¿Te gustaría venir a la cama conmigo? Ella llamará a la policia.

Se un poco más poético; escribe hermosas cartas de amor a la vida. De eso es lo que trata la meditación, de escribir cartas de amor a la vida, de enviar mensajes llenos de contenido pero muy directos. Y cuando la vida se incline más y más hacia ti, vuelvete más y más valeroso, pero muevete muy cautelosamente porque puedes perdertela; una pequeña agresión y la perderás.

El amor, la felicidad, la meditación, la verdad o lo que tú quieras. Todo lo que es hermoso solo puede alcanzarse de una forma sutil.